La historia viral comenzó con el fallecimiento de Carlos Santiago Gómez, el dueño de una cremería llamada “Los Reyes de Etla”. Su funeral fue organizado de acuerdo con las costumbres de algunos estados, donde es normal que el ataúd sea acompañando con música y baile. Una botarga de queso sorprendió a los asistentes de un funeral, cuando se presentó para honrar al difunto, dueño de una cremería en Oaxaca.