La mitad del país está paralizada y en alerta roja por tormentas y lluvias. Se suspendieron las actividades en los organismos públicos de departamentos del norte. “Habrá vientos muy fuertes, caída de granizo e intensa actividad eléctrica”, advirtió el Sistema de Emergencias.