Franco tiene 20 años y vive en Malvinas Argentinas. Sufre una patología que no le permite el normal desarrollo físico. Su habitación está tapizada de imágenes del club y de su ídolo, Juan Román Riquelme, que además de fotos y una camiseta, le regaló una promesa.