La tarde del pasado 24 de junio una intensa tormenta acompañada de granizo sucedió en las inmediaciones de la capital tapatía; servicios de transporte público en Guadalajara tuvieron que ser suspendidos temporalmente por los estragos generados.