En la noche de este martes 7 de septiembre, Ciudad de México experimentó un fuerte sismo que generó pánico entre sus habitantes. Según el Servicio Sismológico Nacional (SSN), el movimiento telúrico se originó a 14 km al sureste de las costas de Acapulco, Guerrero, y alcanzó magnitud de 7.1.