Gran anécdota la que narró el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. A las élites empresariales no les preocupaba la etiqueta de “comunista”, porque sabían que era falsa, era guerra sucia que ellos financiaban. Les preocupaba que les cobrara impuestos o restringiera sus negocios a costa del erario.