Durante la epidemia de COVID19, las personas menores de 18 años no tienen un riesgo elevado de padecer la enfermedad, de requerir hospitalización o de defunción. Los accidentes son la primera causa de mortalidad en niñas, niños y jóvenes.