El estado de Nueva York declaró el estado de emergencia la madrugada del jueves cuando la región noreste de Estados Unidos fue azotada por lluvias torrenciales de los remanentes de Ida, lo que provocó fuertes inundaciones e informes de numerosos rescates acuáticos.