Uno de los estados más afectados fue Sinaloa, sobre todo Culiacán y Mazatlán, donde calles quedaron bajo el agua, con una comunicación intermitente y ríos a punto de desbordarse por los efectos del Huracán Nora, que posteriormente se degradó a tormenta tropical.