El Senado de la República, por unanimidad, reformó la Ley General de Salud para acortar la cantidad de grasas trans en la fabricación de alimentos industrializados como:

  • Galletas
  • Frituras
  • Dulces
  • Margarinas
  • entre otros

Ya que son de alto consumo en México.

De esta manera, los alimentos, bebidas no alcohólicas y aceites no podrán exceder dos partes de ácidos grasos trans de producción industrial por cada 100 partes del total de ácidos grasos; por ejemplo, una bolsa de frituras de 200 gramos puede contener hasta 150 miligramos de grasas trans.