UNAM desarrolló un cubrebocas que inactiva al coronavirus (COVID-19) - NCA Noticias

UNAM desarrolló un cubrebocas que inactiva al coronavirus (COVID-19)

Cubrebocas SakCu

SakCu, el cubrebocas mexicano que inactiva al virus SARS-CoV-2, fabricado por la UNAM

Grupo de la UNAM desarrolló un cubrebocas que inactiva al coronavirus (SARS-CoV-2), que provoca COVID-19. Ya fueron realizadas pruebas clínicas en hospitales.

Un grupo del Instituto de Investigaciones en Materiales de la UNAM, encabezado por Sandra Rodil, desarrolló un cubrebocas antimicrobiano con un material registrado como SakCu capaz de inhibir el coronavirus (COVID-19).

El cubrebocas que tiene ciencia, tiene tecnología, es un modelo como para la población.

El cubrebocas SakCu, está fabricado con tres capas. La externa y la interna, son de algodón y la capa intermedia está formada por nanocapas de 30 o 40 nm de espesor, una mezcla de plata-cobre depositadas en polipropileno.

Se utilizaron esos metales por sus estudios donde se comprueban sus propiedades antivirales, antibacteriales e incluso antifúngicas.

Recordó que las superficies de cobre (Cu), son las que más rápidamente reducen al virus SARS-CoV-2 que causa la infección por coronavirus (COVID 19), de acuerdo con un estudio publicado recientemente en el The New England Journal of Medicine.

Cubrebocas COVID-19 SARS-Cov-2 UNAM Sakcu 2

Al usar una mezcla de estos metales (plata-cobre), forman una nanocapa de espesor entre 30 y 40 nanómetros, de tal manera que se produce una doble protección contra el virus y bacterias, detalló la especielista.

Cubrebocas SakCu, ya fue probado

En colaboración con el Hospital Juárez de México, el equipo de la Universidad Nacional comprobó que la nanocapa de plata-cobre inactiva al virus SARS-CoV-2.

El método utilizado fue, colocando gotas con el virus tomadas de pacientes positivos a coronavirus (COVID-19), sobre la superficie de plata-cobre depositada en polipropileno y se observó que, dependiendo de la carga viral, el virus desaparecía en más de 80 por ciento en unas ocho horas si la carga viral era alta, y en dos horas aproximadamente no se detectaba nada del ARN del virus si la carga viral era baja.

Lo anterior, debido a que, al contacto con la nanocapa de plata-cobre, la membrana del SARS-CoV-2 se rompe y se daña su ARN.

Con el mismo hospital, Hospital Juárez de México, se comprobó que en una superficie de nanocapas de plata-cobre la viabilidad de un grupo de cinco bacterias de origen hospitalario, agrupadas en la sigla ESKAPE y que causan las infecciones nosocomiales. “Casi todas ellas a partir de cuatro horas eran eliminadas al cien por ciento”.

En conjunto con el Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, se realizó un estudio para determinar si también la nanocapa de plata-cobre es efectiva para destruir virus no encapsulados “como el del papiloma humano”. Sin embargo, ahí las pruebas no fueron satisfactorias.

En colaboración con el Instituto Nacional de Rehabilitación (INR), se hicieron también pruebas de citotoxicidad a la superficie del polipropileno con depósito de plata-cobre, para que descartar cualquier riesgo para los seres humanos al utilizar este cubrebocas, sobre todo por en el contacto directo con la piel.

UNAM desarrolló un cubrebocas que inactiva al coronavirus (COVID-19)

Con el INR, se estudió el efecto de la nanocapa de plata-cobre en la viabilidad de células abundantes en la piel (fibroblastos y queratinocitos), y el resultado de estas células, fue la misma que se observa en cubrebocas comerciales, es decir no hubo ningun efecto.

Otras prueba realizada fue, que la tela sintética se sometió a un flujo continuo de aire por 24 horas, no observándose liberación de plata o cobre, para asegurarse de que no hay desprendimiento,

Tampoco la humedad genere algún riesgo. Se colocó en agua durante un periodo de 24 horas, la cantidad de plata y cobre liberada es mínima.

Sin riesgo citotóxico

Con el conocimiento de que es antiviral y no existe ningún riesgo citotóxico, se desarrollo un cubrebocas de telas naturales y reusable para así poder abatir el problema del desecho continuo de mascarillas y la contaminación ambiental.

El cubrebocas posee capas externa e interna de algodón y una capa intermedia filtrante de polipropileno recubierta con "SakCu", que se puede lavar, y esta no perder sus propiedades biocidas (10 veces).

Tienen también, el cubrebocas cuenta una eficiencia de filtrado de 50 por ciento para las partículas más pequeñas, tipo aerosol, y entre 80 y 90 por ciento para partículas de 2.5 micras.

Aunque el filtrado aún se está perfeccionando, la protección que ofrece el cubrebocas "SakCu", es bastante aceptable. Además, con la plena seguridad de que si le caen gotas con virus SARS-CoV-2 o bacterias, en unas pocas horas estas estarían inactivados.

UNAM desarrolló un cubrebocas que inactiva al coronavirus (COVID-19)

Así, aunque el cubrebocas "SakCu", se deseche de forma incorrecta, no será un problema, ya que no permanecerá contaminado por mucho tiempo, como los cubrebocas que se desechan a la basura.

Otra de las ventajas es que, al soportar hasta 10 lavados sin que este pierda sus propiedades, se disminuye el impacto al medio ambiente generado por tantos cubrebocas desechables que por lo regular son de un solo uso.

Otro tipo de cubrebocas quirúrgico

Además del cubrebocas "SakCu" con triple capa, se tiene planeado fabricar un cubrebocas de tipo quirúrgico, que se podrá lavar menor cantidad de veces, entre “tres a cinco veces”.

Su elaboración sería con sistemas de termosellado para disminuir los costos. La nanocapa de plata-cobre se depositará en poliéster, que sería la capa externa y la interna sería “tipo SMS”, parecida a la que trae un cubrebocas quirúrgico que se usan normalmente.

Gracias al apoyo dl técnico académico del IIM, Carlos Ramos, se cambió el equipo de depósito y ahora, en vez de pequeñas muestras, se pueden crear de manera continua 20 metros de nanocapas de plata-cobre y en varios depósitos se produce material suficiente para producir por lo menos 200 cubrebocas de manera diaria.

El "SakCu", un cubrebocas que “tiene ciencia y tecnología”, y cuyas primeras personas en utilizarlo seria el equipo de Sandra Rodil, personal del Instituto de Investigaciones en Materiales y miembros de la Sociedad Mexicana de Materiales, se estima que pronto estará disponible en la "Tienda UNAM".

Otras aplicaciones de la nanocapa "SakCu"

Otra aplicación que puede tener la nanocapa SakCu, marca registrada de la UNAM, es en los sistemas de filtrado de aire para edificios u oficinas, y más ahora que se regrese a laborar de forma presencial.

Es capaz de inactivar al SARS-CoV-2 e inhibir la proliferación de bacterias. El siguiente reto de los científicos es estudiar qué otros virus respiratorios son vulnerables a la capa "SakCu".

Otros Usuarios están Leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información

Send this to a friend